Cómo diseñar una situación de aprendizaje

Con el fin de organizar la actividad didáctica, la programación se concretará en diferentes unidades de programación que se corresponderán con una o varias situaciones de aprendizaje.

Las situaciones de aprendizaje, por tanto, no pueden ser elementos aislados, sino que deben formar parte de un todo, estando integradas dentro de las programaciones.

Básicamente se trataría de que cada docente adaptase las programaciones del centro a la realidad de su aula y articulase dichas programaciones en torno a diferentes situaciones de aprendizaje.

Cada maestro y maestra tiene autonomía para plantear sus propias situaciones de aprendizaje siempre que estas tengan relación con los proyectos del centro y, al finalizar el curso, deberá entregarlas a la jefatura de estudios.

El papel del docente

Lo más adecuado es que las situaciones de aprendizaje partan de los intereses de los niños y niñas, que sean ellos quienes decidan en qué situaciones quieren trabajar, ya que así se sentirán partes protagonistas dentro del proceso de aprendizaje, tomando decisiones, siendo escuchados y tenidos en cuenta. Además, el hecho de que los discentes puedan contextualizar los aprendizajes en relación a su realidad, gustos y preferencias, hace que estos cobren sentido y sean atractivos para el grupo/clase.

En base a este planteamiento, el papel docente cambia radicalmente. Se convierte en un facilitador del aprendizaje que propone líneas de actuación y mejora, acompañando al alumnado en su proceso de crecimiento, pero delegando en ellos, para fomentar y desarrollar así la autonomía, la iniciativa y la creatividad.

Maestros y maestras debemos trabajar con nuestra clase de manera globalizada e interdisciplinar, informando en todo momento qué se va a evaluar, cuándo y cómo.

Asambleas

Para facilitar la implicación del alumnado en la elección de las situaciones de aprendizaje que desarrollaremos en clase, así como el seguimiento de las mismas, es aconsejable realizar asambleas semanalmente, donde decidir entre todos que trabajar, formar los grupos de trabajo, seleccionar los materiales, espacios, marcar unas normas básicas de trabajo…

Puntos a tener en cuenta al programar una situación de aprendizaje

Una vez se tiene claro qué se va a trabajar, deberemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Partir de los intereses, expectativas, conocimientos y contexto del alumnado , conectando con su realidad social.
  • Plantear situaciones de aprendizaje atractivas para los discentes
  • Diseñar un proyecto de trabajo que aglutine las diferentes propuestas del alumnado donde los aprendizajes sean funcionales y transferibles a otras situaciones de su vida.
  • Deben incluir un producto final valioso y deben compartirse con la audiencia, abriendo una ventana desde la escuela a la sociedad que nos permita trabajar de forma activa en nuestro entorno.
  • Involucra a expertos o profesionales que pueden acudir al centro para trabajar con el alumnado 

Programación de la situación de aprendizaje

Una vez decidimos qué situación de aprendizaje proponer en el aula, debemos programarla incluyendo al menos estos elementos:

  1. Nombre de la Situación de aprendizaje
  2. Datos técnicos: etapa, curso, áreas, número de sesiones
  3. Justificación: intenciones educativas, relación con los programas de centro así como con los ODS (objetivos de desarrollo sostenible establecidos en la Agenda 2030)
  4. Concreción curricular: aquí estableceremos la relación entre los diferentes elementos curriculares : Objetivos, competencias clave y competencias específicas, saberes básicos y criterios de evaluación
  5. Metodología
  6. Recursos, materiales, espacios, agrupamientos…
  7. Actividades