Los niveles de cocreción curricular desde la perspectiva LOMLOE

La concreción curricular, puede decirse que es la adaptación de la legislación a la realidad de cada aula.

Existen diferentes niveles de concreción que van desde la normativa educativa a la practica docente.

En primer lugar, el currículo básico publicado en forma de Ley orgánica, por el gobierno, es completado y desarrollado por la correspondiente administración convirtiéndose en oficial para un determinado territorio autonómico.

Después, cada Centro Educativo, concreta dicho currículo autonómico a su contexto teniendo en cuenta aspectos relativos al entorno,  a las familias y alumnado, al estilo de enseñanza de los docentes que componen el claustro, a las prioridades de actuación, planes, programas…a través del Proyecto Educativo de Centro.

Por último, cada maestro y maestra, tomando como base el Proyecto educativo del centro, lo adaptan de nuevo a la realidad de su aula, a las peculiaridades del grupo en general y de cada discente en particular.

El actual currículo LOMLOE, es muy abierto y flexible y dota de gran autonomía a las Comunidades y los centros educativos. Esto demuestra una mayor confianza en los y las docentes, que tienen más capacidad para seleccionar, priorizar y completar el currículo, pero supone un esfuerzo extra y mucho trabajo de coordinación y una gran responsabilidad.

Estos niveles de concreción curricular, quedan reflejados en el siguiente esquema:

Maestra Rural - gráfico niveles de conccreción curricular

Vamos a centrarnos ahora, en los diferentes documentos que recogen la concreción curricular de los centros, por ser la parte de la concreción que como docentes nos compete.

El documento de partida es el Proyecto Educativo del Centro, que es el documento más general del centro y que a su vez incluye todos los demás (Plan de convivencia, Acción Tutorial…Este documento según la Lomloe , en su artículo 121 “Recogerá la concreción curricular que le toca fijar y aprobar al claustro e impulsará y desarrollará los principios, objetivos y metodologías propios de un aprendizaje competencial (…)”

En definitiva, el PEC dota de coherencia a todas las actuaciones del centro educativo, definiendo el modelo de alumno/a que queremos formar y aglutinando desde los aspectos metodológicos, la concreción curricular o los planes y proyectos institucionales .

El segundo nivel de concreción en los centros, son las propuestas y líneas pedagógicas a seguir. Este apartado, hace referencia a las Programaciones Didácticas y es elaborado por los equipos de ciclo. Hay que recordar que siempre deben tener de referencia el perfil de salida y que, para alcanzarlo, dentro de cada materia, tendremos las competencias específicas que nos servirán de elemento organizador del resto de elementos curriculares.

El tercer nivel, es la adaptación de esas líneas pedagógicas a cada área, a cada ciclo y a cada curso.

Por último , a través de la Programación de aula, cada docente traslada las concreciones anteriores y las adapta a su grupo, atendiendo a las características y necesidades de su alumnado.

Esta programación de aula se divide en una o varias unidades secuenciadas para todo el curso que deben incluir los elementos curriculares señalados al inicio del documento (objetivos, competencias clave, competencias específicas, criterios de evaluación, saberes básicos y contener a su vez , una o varias situaciones de aprendizaje, que incluyan también las actividades a realizar, desde un enfoque competencial y diseñadas desde el enfoque del Diseño Universal del Aprendizaje (DUA)para dar respuesta a las necesidades de todo el alumnado, la metodología, los recursos, espacios, materiales, y por supuesto los criterios e instrumentos de evaluación asociados a cada una de las situaciones de aprendizaje planteadas.

Maestra Rural - Arquitectura curricular LOMLOe

Para llevar a cabo todo este proceso de concreción curricular, es necesaria una buena planificación que garantice la participación de todo el profesorado que, a través de una buena coordinación, establezcan los acuerdos del claustro para desarrollar un proceso educativo coherente y eficaz.

En mi opinión los equipos directivos de cada centro, tienen una gran responsabilidad al respecto. Deben conocer el currículo en detalle, y ofrecer la formación necesaria al resto de docentes que conforman el claustro, además de generar un ambiente de trabajo optimo, basado en el respeto y la confianza. Necesitamos equipos directivos, motivados que lideren el cambio de una forma eficiente, contagiando de entusiasmo al resto de maestros y maestras, para cimentar un cambio hacia la educación que queremos, aprovechando la flexibilidad  del currículo actual, que nos permite como docentes, participar en el diseño del mismo.